VIAJES A EGIPTO

 

Egipto, república situada en el noreste de África, en Oriente Próximo. Egipto limita al norte con el mar Mediterráneo, al este con Israel y el mar Rojo, al sur con Sudán y al oeste con Libia. Egipto tiene una longitud máxima de norte a sur de 1.085 km, y una anchura máxima, cerca de la frontera meridional, de unos 1.255 km. Además Egipto cuenta con una superficie de 997.739 km². El Cairo es la capital y la ciudad más grande de Egipto. Egipto es fruto del río Nilo, cuna de una de las civilizaciones más grandiosas de la edad antigua cuyas referencias históricas datan del 3200 a.C. La superficie de terreno en Egipto sometida a cultivo o poblada es menor del 10%. Este territorio de Egipto comprende el valle y el delta del río Nilo, y una serie de oasis. Más del 90% de las tierras de Egipto son áreas desérticas, entre las que se encuentran el desierto de Libia al oeste, una parte del Sahara y el desierto Arábigo (también llamado desierto Oriental), que bordea el mar Rojo y el golfo de Suez, en el este. El desierto Líbico (también conocido como el desierto Occidental) comprende una amplia superficie llamada el Gran Mar de Arena, donde se localizan varias veces altitudes por debajo del nivel del mar, como al-Qattara, de 18.000 km², que alcanza una profundidad de 133 m por debajo del nivel del mar, el punto más bajo de África. También en Egipto se encuentran aquí los oasis de Sīwah, Jārijah, Barîyah, Fārafirah y Dājilah. La mayor parte del desierto Arábigo ocupa una meseta que se levanta gradualmente hacia el este desde el valle del Nilo, hasta alcanzar los 610 m de altitud, interrumpida a lo largo de la costa del mar Rojo por picos dentados que alcanzan los 2.000 m de altitud. En el extremo sur, a lo largo de la frontera con Sudán, se encuentra el desierto de Nubia, una extensa región de dunas y planicies arenosas. La península del Sinaí consta de un desierto arenoso en el norte y de montañas escarpadas en el sur, con cumbres que se perfilan a más de 2.135 m por encima del mar Rojo. La elevación más alta de Egipto es el monte Santa Catalina (Jabal Katrinah o Yabal Katerina) con 2.637 m, ubicado en la península del Sinaí; al igual que el monte Sinaí, donde, según el Antiguo Testamento, Moisés recibió las tablas con los Diez Mandamientos.

Las pirámides egipcias, Gizeh, Egipto En Egipto los egipcios erigieron pirámides entre el año 2700 a.C. y el año 1000 a.C. como tumbas reales. Las pirámides de Egipto en Gizeh, situadas en la orilla occidental del río Nilo, en las afueras de El Cairo, son el único testimonio de las antiguas siete maravillas del mundo que se conservan hoy día. El Nilo entra en Egipto desde Sudán y discurre hacia el norte a lo largo de 1.545 km hasta desembocar en el mar Mediterráneo. Durante su recorrido, desde la frontera meridional hasta El Cairo, fluye a través de un valle estrecho bordeado por escarpes rocosos. El lago Nasser, un enorme embalse formado por la presa de Asuán, se extiende hacia el sur a través de la frontera con Sudán. Tiene una longitud de 480 km y una anchura máxima de 16 km. Unas dos terceras partes de su superficie están en territorio de Egipto. Al sur de un punto cerca de la ciudad de Idfu, el valle del Nilo apenas supera los 3 km de anchura. Desde Idfu hasta El Cairo, el valle es de unos 23 km de ancho, con la mayor parte del terreno cultivable en la margen occidental. En la proximidad de El Cairo el valle se une con el delta, cuyo perímetro ocupa unos 250 km de la costa mediterránea. El limo que depositan los afluentes Rosetta (en árabe, Rashid), Damieta (en árabe, Dumyat) y otros más hacen del delta la región más fértil del país. Sin embargo, la presa de Asuán ha reducido el caudal del Nilo, causando que las aguas saladas del Mediterráneo penetren en el terreno a lo largo de la costa cercana a la desembocadura del Nilo. Una serie de cuatro lagos poco profundos y salobres se extienden por la zona del delta en contacto con el mar. Otro gran lago, Birkat Qarun, se sitúa tierra adentro, en el desierto, al norte de la ciudad de Fayum. Geográfica y tradicionalmente, el valle del Nilo se divide en dos regiones, el Bajo Egipto y el Alto Egipto. El primero se compone del territorio que rodea al delta, y el segundo del valle al sur de El Cairo. Mapa de Egipto [-imagen799-] El clima de Egipto se caracteriza por una estación cálida, desde mayo hasta septiembre, y otra fría, entre noviembre y marzo. Las temperaturas extremas en ambas estaciones no varían mucho por los vientos dominantes del norte. En la región costera, el promedio de las temperaturas oscila entre una máxima de 37,2 ºC y una mínima de 13,9 ºC. En el desierto de Egipto hay una gran amplitud térmica, ya que el promedio anual a lo largo del día varía entre 45,6 ºC por el día y 5,6 ºC por la noche. Durante el invierno las temperaturas a menudo alcanzan 0 ºC. El área más húmeda de Egipto está en la costa mediterránea, donde la precipitación anual alcanza unos 200 mm de promedio, disminuyendo rápidamente hacia el sur; El Cairo en Egipto recibe sólo 25 mm de precipitaciones de lluvia al año, y en muchos lugares del desierto sólo llueve una vez en varios años. Egipto se divide administrativamente en 26 gobernaciones. La capital y la ciudad más grande de Egipto es El Cairo. Otras ciudades importantes son Alejandría, el puerto principal; Gizeh, un centro industrial cerca de El Cairo; Port Said, en la entrada mediterránea del Canal de Suez; y Suez, en la parte sur del canal. Egipto cuenta con 5.150 km de tendido ferroviario, todos de propiedad estatal. La línea principal enlaza Asuán con los puntos en el norte del valle del Nilo, hasta llegar a Alejandría, en la costa mediterránea. Los canales del Nilo, navegable por todo su curso en el país, conforman 1.610 km para la navegación, y los más de 17.000 km de canales de regadío, en el delta del Nilo, son muy usados para el transporte. Se utilizan caravanas de camellos en el desierto. Dos autopistas enlazan El Cairo con Alejandría. Otras carreteras conectan El Cairo con Port Said, Suez y Fayum. La longitud total de las autopistas y carreteras es de 64.000 km, de las que el 78% está pavimentado. Las compañías aéreas internacionales conectan El Cairo y Alejandría con las principales ciudades mundiales. Egypt-Air, compañía aérea estatal, proporciona vuelos interiores e internacionales; el país tiene unos 80 aeropuertos. El puerto principal es Alejandría, seguido por Port Said y Suez, conectados todos por numerosas compañías navieras. Piramide, Egipto

 La Gran Esfinge de Gizeh, Egipto La Gran Esfinge de Gizeh, fue construida por orden del faraón Kefrén en el III milenio a.C. En el antiguo Egipto la esfinge era el símbolo del poder real y esta estatua probablemente era el retrato de Kefrén. Se puede ver la Gran Pirámide de Keops a la derecha de la Esfinge y la Pirámide de Kefrén a la izquierda. No se puede perder la Esfinge de Egipto, consúltenos por los mejores paquetes y tours para recorrer esta impresionante reliquia. La antigua ciudad de Tebas, Egipto [-imagen806-] Vista del río Nilo a su paso por la antigua ciudad de Tebas, en el este de Egipto. Esta antigua urbe, núcleo originario de la XI Dinastía, que se desarrolló durante el primer periodo intermedio, llegó a ser una de las capitales de Egipto. En efecto, cuando Mentuhotep II, miembro de la XI Dinastía, reunificó el país en torno al año 2047 a.C., a comienzos del Imperio Medio, la ciudad se convirtió en la capital del reino. Durante la XI Dinastía, Tebas se convirtió en un gran centro cultural. Posteriores dinastías eligieron Tebas como capital en diferentes periodos. Tut Anj Amón volvió a designar a Tebas capital de la XVIII Dinastía, después que su suegro Ajnatón fundara una nueva capital (la actual Tell el-Amarna) para llevar a cabo su fracasada reforma religiosa. Mezquita de Mohammed Alí, El Cairo, Egipto [-imagen807-] La mezquita de Mohammed Alí se encuentra dentro de la ciudadela de El Cairo, Egipto. Fue construida entre 1830 y 1857 y es la más grande de las cuatro mezquitas de la ciudadela. Islas del Estrecho de Tiran, Egipto [-imagen808-] Las islas de coral salpican el Estrecho de Tiran, en la entrada del Golfo de Aqaba. Situado en el extremo noreste del Mar Rojo, el golfo separa la Península del Sinaí egipcia de Arabia Saudí. Esas pequeñas islas son uno de los numerosos arrecifes de coral del Mar Rojo. Egipto es un país colosal y misterioso, con más de 5000 años de historia, es una de las civilizaciones más enigmáticas del mundo, fuente de mitos y leyendas. Sus ciudades guardan excepcionales monumentos faraónicos, el Nilo se rodea de bellos templos y un marco rural pintoresco y apacible y las costas del Mar Rojo ofrecen magníficos arrecifes de coral. Algunos lugares para visitar son el Museo Egipcio de Antigüedades, las pirámides de Guiza, el Bazar Khan-el-Khalini, uno de los mas célebres de Oriente, la Mezquita de Alabastro, etc. 

No deje de visitar: Nilo, Egipto. Las Playas de Egipto. Montañas, Egipto Arquitectura en Egipto

Antiguo Egipto El Antiguo Egipto fue una civilización que se originó a lo largo del cauce medio y bajo del río Nilo, y que alcanza tres épocas de esplendor faraónico en los periodos denominados: Imperio Antiguo, Imperio Medio, e Imperio Nuevo. Alcanzaba desde el delta del Nilo en el norte, hasta Elefantina, en la primera catarata del Nilo, en el sur, llegando a tener influencia desde el Éufrates hasta Jebel Barkal, en la cuarta catarata del Nilo, en épocas de máxima expansión. Su territorio también abarcó, en distintos periodos, el desierto oriental y la línea costera del mar Rojo, la península del Sinaí, y un gran territorio occidental dominando los dispersos oasis. Históricamente, fue dividido en Alto y Bajo Egipto, al sur y al norte respectivamente. La civilización en Egipto se desarrolló durante más de 3000 años. Comenzó con la unificación de varias ciudades del valle del Nilo, alrededor de 3150 a. C., y se da convencionalmente por terminado en 31 a. C., cuando el imperio romano conquistó y absorbió el Egipto ptolemaico, que desaparece como estado. Este acontecimiento no representó el primer período de dominación extranjera, pero fue el que condujo a una transformación gradual en la vida política y religiosa del valle del Nilo, marcando el final del desarrollo independiente de su cultura. Su identidad cultural había comenzado a diluirse paulatinamente tras las conquistas de los reyes de Babilonia (siglo VI a. C.) y Macedonia (siglo IV a. C.), desapareciendo su religión con la llegada del cristianismo, en la época de Justiniano I, cuando en 535 fue prohibido el culto a la diosa Isis, en el templo de File. Egipto tiene una combinación única de características geográficas, situada en África nordoriental y confinada por Libia, Sudán, el mar Rojo y el mar Mediterráneo. El Nilo fue la clave para el éxito de la civilización egipcia: el légamo fértil depositado a lo largo de los bancos del Nilo tras las inundaciones anuales significó para los egipcios el practicar una forma de agricultura menos laboriosa que en otras zonas, liberando a la población para dedicar más tiempo y recursos al desarrollo cultural, tecnológico y artístico. La vida en Egipto se ordenaba entorno al desarrollo de un sistema de escritura y de una literatura independientes, así como en un cuidado control estatal sobre los recursos naturales y humanos, caracterizado sobre todo de la irrigación del fértil valle del Nilo y la explotación minera del valle y de las regiones desérticas circundantes, la organización de proyectos colectivos, el comercio con las regiones vecinas de África del este y central y con las del mediterráneo oriental y finalmente, por empresas militares que mantuvieron una hegemonía imperial y la dominación territorial de civilizaciones vecinas en diversos períodos. La motivación y la organización de estas actividades dependía de una élite sociopolítica y económica que alcanzó consenso social por medio de un sistema basado en creencias religiosas, bajo la dirección del Faraón un personaje semi-divino, generalmente masculino, perteneciente a una sucesión de dinastías, no siempre del mismo linaje. La obtención de una cronología exacta del Antiguo Egipto es una tarea problemática. Existen desacuerdos entre egiptólogos, con variaciones de algunos años en el último período, convirtiéndose en décadas al principio del Imperio Nuevo, y casi en un siglo para el comienzo del Imperio Antiguo. El primer problema surge por el hecho de que no utilizaron un sistema de datación homogéneo: no tenían un concepto de una era similar al Anno Domini, o la costumbre de nombrar los años, como en Mesopotamia. Databan con referencia a los reinados de los distintos faraones, solapando posiblemente los interregnos y las épocas de corregencia. Un problema añadido surge al comparar las distintas Listas Reales de los faraones, pues están incompletas o con datos contradictorios, incluso en el mismo texto; Las obras del mejor historiador sobre Egipto, Manetón, se perdieron y sólo las conocemos a través de epítomes de escritores posteriores como Flavio Josefo, Eusebio de Cesarea, Sexto Julio Africano o el monje Sincelo. Alto Egipto se denomina a la zona sur del país, que se extendía desde Menfis, cerca de El Cairo, hasta la primera catarata, en Asuán. Durante la época faraónica se llamó schmau. El Delta del Nilo sin embargo recibe la denominación de Bajo Egipto. Durante el periodo predinástico de Egipto surgieron dos reinos independientes: el Alto y el Bajo Egipto. Fueron reunidos por el faraón Menes, del Alto Egipto, bajo su mando, comenzando con este acontecimiento la historia dinástica de Egipto. 

Alto Egipto El Alto Egipto tenía un entorno excepcional: comprendía una llanura muy fértil gracias a los aluviones del Nilo, y producía excedentes alimenticios. A poca distancia, en el desierto colindante, había oasis desde los que se organizaban expediciones a los yacimientos mineros del desierto y a las montañas del Sinaí, para obtener metales y piedras preciosas. Esta riqueza convirtió al país en un cruce de rutas comerciales, tanto por tierra desde Nubia al sur y el mar Rojo al este, la llamada ruta Uadi Hammamat, comercio que está confirmado por el hallazgo en Abidos de ánforas de vino procedentes de Palestina. Evidentemente, también existía la ruta fluvial del Nilo hacia el Delta. Esta riqueza del país se reflejaba en la de sus gobernantes, que emplearon parte de estas riquezas en sus tumbas. Los primeros reyes del Alto Egipto consiguieron convencer a sus súbditos de dos sucesos fundamentales para ellos: que eran los responsables tanto de las crecidas del río, como de la unión con el Bajo Egipto, hechos que no se dejaron olvidar, manteniendo todo un rango de símbolos: el trono, la corona doble, los cetros, así como la identificación con los dioses; ya en tiempos predinásticos, el rey estaba "homologado" con Horus, que se encarnaba en cada faraón. El culto a Horus era practicado en todo Egipto. El dios supremo del Alto Egipto era Seth y el símbolo la corona Blanca (Hedyet), la diosa buitre Nejbet y la flor blanca de loto; otro símbolo fue el junco, frecuentemente representado junto con la abeja del Bajo Egipto, precediendo al cartucho que contenía el nombre del faraón. La corona Blanca se unificó, al inicio de la primera dinastía, con la Corona Roja del Bajo Egipto, originando la Corona Doble, principal símbolo de los faraones como reyes del Alto y Bajo Egipto. 

Bajo Egipto Bajo Egipto se denominaba en el Antiguo Egipto a la zona norte del país, y abarca desde el mar Mediterráneo hasta Dahshur, junto a Menfis, a 40 km al sur de El Cairo. Comprende la fértil región del Delta del Nilo. El Bajo Egipto era conocido como Ta-Mehu que significa "tierra del papiro". Es "bajo" en relación al curso del Nilo. Estaba representado por la corona Roja (Mhs, net, bit, deshret, uer) y la avispa. También el áspid, signo la diosa Uadyet, era el símbolo del Bajo Egipto (el buitre lo era del Alto Egipto). En el trono del faraón estaba representado por plantas de papiro (el sur por lotos). Actualmente, hay dos canales principales que surcan el delta: uno al oeste, que desemboca junto a Rashid y otro al este, en Damieta. Plinio el Viejo y Heródoto describen siete brazos del Nilo, gracias a los cuales y a los canales y brazos secundarios del Delta los egipcios tenían una red de transporte tal que nunca tuvieron necesidad de construir carreteras; esto facilitó la unión entre ellos y dificultó las invasiones exteriores. El Bajo Egipto estaba dividido en veinte distritos llamados nomos, cuya organización experimentó cambios a lo largo de la historia. El clima es más suave que en el Alto Egipto, con temperaturas son menos extremas y precipitaciones más abundantes. Las localidades actuales más importantes del Bajo Egipto son: · Alejandría · Damieta · El Cairo · Giza · Port Said · Suez

 La alimentación en Egipto Descubra las comidas más exóticas, tradicionales, novedosas y extravagantes en este espectacular país como lo es Egipto. 

Cultura y costumbres de Egipto Realmente interesantes y atractivas son las diversas culturas y costumbres de Egipto, no se pierda estas maravillosas características de la población y educación de Egipto.

 Los transportes y traslados en Egipto Trenes: Es uno de los medios de transporte más rápido para viajar entre ciudades. Existen tres tipos de trenes: el normal, el expreso y el turbo. Estos dos últimos son los más rápidos y caros. En general, para los turistas es recomendable reservar billetes de primera clase para asegurarse de que los vagones tendrán aire acondicionado. Autobuses: Son más económicos, pero hacen muchas paradas y en los trayectos largos resultan más lentos que el tren. Metro: Es muy reciente en El Cairo y sólo cubre una parte de la ciudad. Las instalaciones son nuevas y están muy limpias, además puede ser un paréntesis perfecto para huir del calor sofocante y el tráfico de las calles cariotas. ¡Ojo! Está estipulado que en el primer vagón sólo viajan mujeres. Coches de alquiler: Hay una amplia oferta. En cuanto a tarifas, es conveniente comparar al menos en varias compañías ya que las que se encuentran en los aeropuertos o en los centros de las principales ciudades suelen ser más caras. Hay que tener en cuenta que para viajar entre ciudades, los extranjeros no residentes en Egipto están obligados a hacerlo con los convoys militares que salen una o dos veces al día, dependiendo de la ciudad. Para consultar los horarios hay que dirigirse a los centros de Policía Turística o preguntar en la recepción del hotel. 

Egipto y sus desiertos El Safari por el desierto en Egipto es la mejor manera de despertar tu espíritu aventurero. Todas esas escenas clásicas de antiguas películas, llenas de aventuras con exóticos paisajes naturales, podrás revivirlas en la vida real gracias a los Safari, y lo mejor es que Egipto es uno de los lugares más famosos para realizar esta práctica. En nuestros tiempos, el significado de lo que es un Safari se extendió para poder incluir los tours y excursiones lejos de la vida silvestre del desierto. Por ejemplo, el Safari en el desierto de Egipto se hace para que los aventureros experimenten la tranquilidad y la vida natural del desierto.

Hidratarse en Egipto En los desiertos de Egipto es importante tener agua para beber con frecuencia, debido al calor que existe en este espectacular país. 

Los restaurantes de Egipto No deje de conocer la comida más variada y novedosa en los mejores restaurantes de Egipto.

 Egipto y su idioma El idioma de Egipto no se asemeja al español, pero tendrá usted en sus paquetes de tours y viajes por Egipto, un guía de traductor de habla hispana si así lo desea. 

Geografía de Egipto Egipto limita al norte con el mar Mediterráneo, al sur con Sudán, al este con Israel y el mar Rojo, y al oeste con Libia. El relieve de Egipto está caracterizado por la ausencia de elevaciones montañosas salvo en la península del Sinaí, donde el monte Katerina alcanza los 2637 mts. de altitud y en la costa del mar Rojo, con el monte Yebel Oda de 2259 mts. Hat cuatro regiones diferenciadas : la región meridional, inundada por las aguas del lago formado por la presa de Asuan, la región central del país que va desde Asuán a El Cairo; la región septentrional, donde se encuentra el gran delta del Nilo y la región desértica al oeste del valle del Nilo que se extiende hasta Libia. El río Nilo en Egipto, que cruza el pais de sur a norte para desembocar en el Mediterraneo, ha sido la principal fuente de riqueza que ha permitido el desarrollo de imperios, culturas y civilizaciones a lo largo de la historia de Egipto Es además, con sus casi 6700 kms de longitud, el río más largo del mundo. El clima de Egipto es desértico en la mayor parte del país y de tipo mediterráneo en el norte costero. 

El mar rojo y sus riquezas, Egipto Resulta una sensación impresionante sumirse en las aguas del mar Rojo en Egipto, y verse rodeado de cientos de peces de colores. Existen dos teorías sobre el nombre de este mar de Egipto; una afirma que durante ciertas épocas hay algas que colorean de púrpura las aguas, y la otra sostiene que el nombre se debe a las llamativas tonalidades que adquiere el cielo durante los atardeceres de Egipto. Lo cierto es que las aguas del mar Rojo de Egipto ofrecen distintos matices cromáticos, desde el azul marino al celeste, pero las tierras que lo rodean son de textura rocosa, dorada y parda. Debido a los movimientos de la corteza terrestre, este mar no deja de crecer: África continúa alejándose de la Arabia, y según los científicos llegará un día, dentro de millones de años, en que el mar Rojo alcanzará el tamaño del Atlántico. En la actualidad se trata de un filón turístico, un lugar donde poder dedicarse a deportes acuáticos y subacuáticos, sin olvidar las visitas a la arqueología egipcia. El clima es muy templado y el agua suele estar muy tibia siempre, a unos 20 grados, por lo que el turismo puede practicarse casi todo el año. De un tiempo a esta parte, el aumento del turismo ha llegado hasta las pequeñas aldeas. Egipto posee 1.000 kilómetros de costa del mar Rojo. Se trata de un litoral rocoso y lleno de montañas, donde las aguas conservan una sorprendente pureza debido a que no hay afluentes fluviales que vayan a parar a ellas, y a que las lluvias son además muy poco frecuentes. De ahí que se conviertan en una especie de espectacular pecera gigante, donde se pueden contemplar los arrecifes de coral, las algas, los delfines, tortugas y tiburones. Las madréporas sirven de refugio y hábitat a miles de especies de peces, y, a causa de la particular biografía geológica del mar Rojo, casi una cuarta parte de su fauna marina no existe en ningún otro lugar del planeta. Otro foco de atención turística es el-Gouna, dotado con lagos y hoteles, a imitación de la Venecia italiana. A razonable distancia de Hurghada se encuentran la ciudad de El Cairo, Luxor, Karnak, Asuán y los monasterios de San Pablo y San Antonio. El submarinismo es aquí una actividad gratificante. Se intenta proteger los cúmulos de coral en los últimos años, y existen muchas islas que visitar, como Giftun, y en el estrecho de Gobal, donde yacen multitud de barcos que se fueron un día a pique, como el Thistlegorm, un carguero inglés hundido durante la segunda guerra mundial. Otros centros de interés para el submarinista son las islas Brothers, llenas de arrecifes coralinos, o la isla de Zabargad, situada en territorio militar. Un lugar menos turístico en Egipto y más apacible es Quseir, que sigue conservando una atmósfera más auténtica y menos turística, en contraste con la creciente Sharm el-Sheikh. Desde aquí se realizan excursiones al desierto del Sinaí, paseos en dromedario, la montaña la que subió Moisés y el monasterio de Santa Catalina. Además de su impresionante paisaje, el desierto del Sinaí fue la cuna del Judaísmo, el Cristianismo y el Islam. En la Bahía del Jeque abundan los grandes hoteles, pero más interés ofrece Ras Muhammad, con su extraordinaria muralla de coral y sus aguas cristalinas. La protección oficial del Cabo del Profeta es muy estricta, al ser Parque Nacional: sus paisajes y sus lechos marinos no conocen igual.



diseño y desarrollo: Consult-Ar